ulcera venosa

Ulceras Venosas

Un problema muy antiguo con tratamiento moderno y resultados realmente excelentes. Las úlceras venosas de las extremidades inferiores son heridas que habitualmente se localizan en la parte inferior de la pierna, cercanas al tobillo y habitualmente en la parte interna.

Causas

En su gran mayoría son producto del mal funcionamiento de venas de la pierna llamadas venas perforantes. En este caso las venas perforantes funcionan de manera incorrecta, dirigiendo la sangre en sentido opuesto a lo normal; vale decir que en las úlceras venosas la sangre va desde las venas profundas hacia la piel, lo que es incorrecto. Esta condición se traduce en inflamación crónica local y mala nutrición, lo que lleva a manchas café claro en la piel, que con el tiempo se hacen oscuras para luego presentar induración en la piel y coloración negra. Luego se agrega en eccema para finalmente ulcerarse. La evolución de las úlceras venosas conlleva mucho tiempo, no apareciendo de un día para otro, por lo que es ideal tratar este problema en etapas previas a la ulceración, lo que permite entregar al paciente soluciones rápidas y alta- mente efectivas, sin el padecimiento que implica tener una herida exudativa y a veces con mal olor en la pierna. Por otro lado el costo económico es menor si se sigue esta línea de trabajo.

Tratamiento

Una vez establecida la úlcera, El tratamiento se inicia con el cierre de ésta y con la eliminación del edema. Para esto se utilizan vendajes compresivos multi-capas de corto estiramiento, los que deben ser realizados por qué expertos altamente entrenados en el tema ya que de esto dependerá la rapidez con la cual se cierra la úlcera. Posteriormente se deben cerrar las venas que generan la úlcera, para lo cual utilizamos láser endo vascular, lo que evita realizar grandes resecciones de piel y por ende los efectos adversos de las operaciones antiguas.

image_nota2

Telangiectasias (arañas vasculares) y Várices Reticulares

Las telangiectasias y várices reticulares son venas de pequeño calibre que se encuentran dilatadas, que presentan reflujo y que se localizan en las capas superficiales de la piel. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo pero habitualmente se presentan en las extremidades inferiores.

Corresponden a una enfermedad ya que son el producto el mal funcionamiento de venas dérmicas y subdérmicas y que esta dado por el reflujo de estas venas desde las pequeñas venas superficiales hacia las mas pequeñas y superficiales.

Las telangiectasias y várices reticulares se asocian en un número importante de los casos a dolor quemante, pesadez, calambres dolor al roce y hormigueos. Ademas producen un serio deterioro estético que en muchas ocasiones lleva inseguridad y disconformidad limitando en estos casos seriamente las actividades sociales de los pacientes.

 

Tratamiento

El éxito del tratamiento esta dado por el conocimiento profundo de la enfermedad, tanto en sus causas como en los mejores tratamientos disponibles al dia de hoy.

Todo parte por la identificación del “punto de reflujo” mediante un examen llamado ecodoppler color y que debe ser realizado acuciosamente por un profesional experto en el tema, el que no es fácil de encontrar debido a que se trata de una materia que requiere de altísima especialización.

Una vez aclarada la causa se procede al cierre definitivo de las venas nutricias (raíces) mediante la inyección de micro espuma esclerosante y de laser transdérmico. El adecuado cierre de esta venas restablece el correcto retorno venoso, elimina las molestias y reduce enorme o totalmente las “arañitas vasculares” y várices reticulares. Por supuesto esto da como resultado una mejoría estética insuperable.

Las venas nutricias habitualmente no pueden verse a simple vista y requieren de alta tecnología para su correcta visualización. Para este propósito utilizamos A.V.I.N (active vascular imaging navigation)  y/o  ecografía de alta frecuencia.

El tratamiento en sí esta dado por la inyección indolora de micro espuma de esclerosante y de la aplicación transdérmica de laser.