Telangiectasias (arañas vasculares) y Várices Reticulares

Las telangiectasias y várices reticulares son venas de pequeño calibre que se encuentran dilatadas, que presentan reflujo y que se localizan en las capas superficiales de la piel. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo pero habitualmente se presentan en las extremidades inferiores.

Corresponden a una enfermedad, ya que son el producto del mal funcionamiento de venas dérmicas y subdérmicas y que esta dado por el reflujo de estas venas hacia las mas pequeñas y superficiales.

Las telangiectasias y várices reticulares se asocian en un número importante de los casos a dolor quemante, pesadez, calambres, dolor al roce y hormigueos. Ademas producen un serio deterioro estético que en muchas ocasiones lleva inseguridad y disconformidad limitando en estos casos seriamente las actividades sociales de los pacientes.

 

Tratamiento

El éxito del tratamiento esta dado por el conocimiento profundo de la enfermedad, tanto en sus causas como en los mejores tratamientos disponibles al dia de hoy.

Todo parte por la identificación del “punto de reflujo” mediante un examen llamado ecodoppler color y que debe ser realizado acuciosamente por un profesional experto en el tema, el que no es fácil de encontrar debido a que se trata de una materia que requiere de altísima especialización.

Una vez aclarada la causa se procede al cierre definitivo de las venas nutricias (raíces) mediante la inyección de micro espuma esclerosante y la aplicación de láser transdérmico. El adecuado cierre de esta venas restablece el correcto retorno venoso, elimina las molestias y reduce enorme o totalmente las “arañitas vasculares” y várices reticulares. Por supuesto esto da como resultado una mejoría estética insuperable.

Las venas nutricias habitualmente no pueden verse a simple vista y requieren de alta tecnología para su correcta visualización. Para este propósito utilizamos A.V.I.N (active vascular imaging navigation)  y/o  ecografía de alta frecuencia.

WhatsApp chat